4/17/2009

01: THE BEGINING: EL COMIENZO

India. Rajastan. Carretera de Orccha a Khajuraho. 2008.
Trato de contar historias con imágenes igual que el director de cine lo hace con frames y el pintor a golpe de pincel.
Como contamos esas historias, como somos capaces de plasmarlas y que sentimientos transmitimos es lo que nos hace fotógrafos.
La imagen es el reflejo de una realidad pasada que nunca volverá a repetirse. Es por esta razón que tenemos que ser capaces de sintetizar lo que vemos en una toma y adelantarnos a los acontecimientos.

2 comentarios:

Belén dijo...

Y qué bonito es robar ese momento que nunca más volverá a repetirse...
Me encanta mi trabajo!!!
Yo SÍ sé que es un cuarto oscuro. Ese momento en que echas el papel en el revelador y lo mueves mientra va saliendo la imagen... Es maravilloso.

nitrato de plata dijo...

El otro día, el jueves, con la mujer de mi vida apoyada en mi pecho, mirandome a los ojos, y cuando el vertigo, el miedo, atenazaba mi alma hasta dejarme sin respiración, eche de menos fotografiar, rodar, conservar de alguna puta manera ese momento que quizas nunca más se repita, uno de los más importantes de mi vida, y el corazón, ese que tú tantas veces me has robado, al igual que el alma, no pude atraparlo... ojalá pudieramos sacar copias impresas de los recuerdos, esos que la plata no reveló, pero que si me abriesen el pecho y me sacasen el corazón estaría ahí, perfectamente dibujada, con sus rizos, sus ojos, su boca, su pecho, su alma, sus piernas, su espiritu, apoyada, su rostro en mi pecho, sintiendo mis latidos y yo su calor, su amor negado, por que no pude fotografiar eso...por que!!!...